Una buena experiencia / A nice experience


See below for an English translation

Ahora que cualquier tarado (como yo) puede publicar fácilmente en internet se ha hecho fácil (y frecuente) denunciar a personas o empresas que se dedican a estafar, especialmente (aunque no necesariamente) a través de la web.

Lamentablemente, no es tan frecuente ni común lo contrario: expresar la satisfacción por un servicio bien prestado. Esto hace que las empresas o la gente que comercializa sus bienes y servicios a través de la red no pueden mostrar fácilmente que trabajan bien y de buena fe.

En parte esto se debe a que cuando uno se siente estafado trata, por todos los medios, de resarcirse (o, más bien, vengarse) tratando de, al menos, dar mala publicidad al sitio o persona que lo engañó; pero cuando uno se siente bien tratado, no siempre siente la necesidad de clamarlo a los cuatro vientos o, al menos, la pereza es mayor que dicha necesidad.

Dado que el mes pasado tuve una de estas buenas experiencias, voy a aportar mi granito de arena para revertir esto.

A fines de 2010 pensamos en tomarnos unas vacaciones familiares en Rio de Janeiro, ciudad que conocí en mi adolescencia y que siempre me fascinó. De mi familia (mi esposa, tres hijos adolescentes y yo) el único que conocía la ciudad era yo. Pese a que el tipo de cambio es francamente desventajoso para nosotros en este momento, dado que las cosas nos iban razonablemente bien, decidimos hacerlo de todos modos.

Habiendo conseguido pasajes de avión a precio razonable, el precio del hotel seguía siendo un problema. Un hotel de tres estrellas sobre la playa de Ipanema superaba los US$600 diarios (una habitación doble para nosotros una triple para los chicos). Hay que considerar que los chicos son dos varones de 20 y 16 años (este último mide casi 1,90m) y una nena de 13, con lo cual el tema de pasarse 10 días compartiendo la habitación no era especialmente feliz para ellos.

Por eso empezamos a averiguar para alquilar un departamento. Tanto nuestra agente de viajes como varios sitios en internet alertan acerca de las estafas que se realizan con esto, donde uno paga una reserva y llega a Rio sólo para enterarse de que el departamento no existe o su propietario no había autorizado la operación.

De todos modos, nos pusimos a buscar recorriendo, entre otras, las siguientes páginas:

De la única que conseguimos alguna referencia (muy buena) en internet fue la primera, sin embargo, tardaron mucho en contestarnos el mail y lo que nos ofrecieron era muy caro.

De todas las demás que consultamos, la única en la que nos contestaron razonablemente fue www.apartmentriorent.com. Si bien no tenía disponibilidad en la fecha que nosotros queríamos del departamento que habíamos elegido, nos ofreció otro que, si bien estaba en Copacabana (y nosotros preferíamos Ipanema), tenía todas las comodidades que queríamos y más: 4 dormitorios, todos en suite (es decir, cada uno de mis hijos podría tener su propio dormitorio y su propio baño), internet con wifi, terraza propia con piscina y parrilla, ubicado a 100m del mar y el precio era R$580 por noche (alrededor de US$340, casi la mitad que el hotel con la habitación compartida para los tres “niños“). La persona que nos contestaba los mails era un tal Vincenzo Capasso y hacía referencia a un contacto local llamado Enrico Pinucci. Dado que el sitio www.apartmentriorent.com es bilingüe (inglés/italiano) y los nombres de ambas personas, con mi natural perspicacia, deduje que eran italianos. :-P

Al no haber conseguido ninguna referencia buena del sitio o Vincenzo o Enrico, estabamos preocupados; por otra parte, pese a haber buscado tanto el sitio como cada una de las personas asociadas a engaños, estafas y cosas similares, tampoco había encontrado nada y eso era un buen signo; también lo era que el dominio tuviera más de dos años y que el anticipo se pudiera pagar con PayPal.

Finalmente, pusimos todo en la balanza y decidimos correr el riesgo. Como nuestro vuelo llegaba a Rio por la noche, reservamos el departamento a partir del día siguiente al mediodía y para la primera noche contratamos dos habitaciones en un hotel barato cercano al departamento (utilizando el servicio confiable de www.hotels.com). Si bien la perspectiva de perder los €480 que pagamos de reserva (vía PayPal) no me gustaba, lo que realmente me preocupaba era llegar a Rio por la noche y no tener donde dormir; la noche en el hotel nos permitía, en caso de que fuéramos estafados, conseguir alojamiento durante el día.

Con toda la ilusión (y algunas preocupaciones), finalmente llegamos a Río esa noche. Al dia siguiente por la mañana llamo al celular de Enrico Pinucci y, para mi tranquilidad me atiende y está al tanto de la operación. Nos encontramos con él en la puerta del edificio, subimos, firmamos un contrato, le pagué el saldo del alquiler, le dejé US$300 como depósito de garantía y tomamos posesión sin ningún inconveniente. Ya nuestros miedos se habían esfumado.

Hasta aquí, lo básico. El sitio www.apartmentriorent.com es legítimo y Vincenzo Capasso y Enrico Pinucci no son estafadores.

De todos modos, lo que me motiva a escribir esto es que eso fue sólo el comienzo. Todas las sorpresas que tuvimos fueron positivas:

  • Si bien no estaba especificado, Enrico nos dijo que vendría una chica (que conocimos al tomar posesión) dos veces durante los 10 días de nuestra estadía
  • Además de los baños en cada una de las habitaciones, había un quinto baño que daba al living en el cual la ducha fue reemplazada por un lavarropas, con lo cual podíamos lavar la ropa en el departamento sin tener que ir a un lavadero pago
  • El primer día descubrimos que el aire acondicionado de uno de los dormitorios no enfriaba. Lo llamé a Enrico y quedó en pasar al día siguiente. Cuando vino, ya había llamado al servicio técnico que, luego de trabajar arduamente durante más de una hora, reparó el equipo
  • Al comer por primera vez en el departamento notamos que sólo había dos cuchillos (más algunos para asado). Enrico compró cubiertos nuevos mientras reparaban el aire acondicionado
  • Luego de unas lluvias intensas el agua de la piscina se puso verde, Enrico mandó al día siguiente a su ayudante (que también había venido el día que repararon el aire acondicionado) para que la limpie

Finalmente, el día que debíamos devolver el departamento, Enrico vino y, aun antes de revisar el estado en que había quedado o si faltaba alguna cosa, me devolvió el depósito de garantía.

En resumen, si alguien desea alquilar un departamento para unas vacaciones en Rio de Janeiro, no puedo más que recomendar que utilice el sitio www.apartmentriorent.com. Seguramente no es el único bueno y confiable, pero el próximo que busque referencias en internet, espero que las encuentre aquí.



Ver arriba la versión original en español

Now that any moron (like myself) is able to publish in the internet, it’s become easy (and frequent) to complain about people or companies that scam the inocent people usually (though not always) through the web.

Regrefully, it is not that frequent or common the opposite: to express satisfaction for a nice service. This turns to be somehow hard for small companies or people that sell goods or servicies through the wab and can’t easily show that they work nicely and fairly.

This is in part because when you feel scammed, you try by any means to get payback (or, more often, revenge) trying to at least draw some bad publicity to the site or person who scammed you; but when you are treated well, you not always feel the urge to voice it out loud or, at least, lazyness is greater than that urge.

Given that last month I had one of those nice experiencies, I’ll try to do a little to revert that trend.

An the end of 2010 we thought about some family vacation in Rio de Janeiro; I visited the city when I was a teenager and was always fascinated by it. I was the only one in my family (wife, three teenage sons and me) who knew the city. Even when the exchange rate is really bad for us in Argentina right now, since we were doing pretty well, we decided to go anyway.

We got plane tickets at a reasonable price, but hotel accomodation prices were still a problem. A three star hotel facing Ipanema beach was over US$600 for a double room for my wife and me and a triple room for the children. You have to consider that the children are two boys 20 and 16 years old (the latter is over 6’2″) and a girl 13 yo, so spending 10 days sharing a room was not a very happy perspective for them.

So, we started looking for an appartment to rent. Our sales agent and several websites alerted us about scams usually perpetrated with vacation rentals, especially in Rio, where you pay an advancement and get to the city only to discover that the apartment doesn’t exist or it’s owner didn’t authorize the rental.

Anyway, we started browsing, among others, the following sites:

The only one for which we could get some reference (a very good one) on the web was the first one; however, they took a very long time answering our mail and what they offered was too expensive for our budget.

Among all the other ones to which we wrote, the only one for which we got a reasonable answer was www.apartmentriorent.com. They didn’t have the apartment we chose in the date we were traveling, but they offered an alternative that, even when it was located in Copacabana (and we preferred Ipanema), had all the features we wanted and more: 4 bedrooms, all with their own bathroom (that is each of my kids would have his/her own bedroom and his/her own bathroom), wireless internet access, private terrace with pool and grill, located 100m away from the beach and the price was R$580 (about US$340, bearly more than half the price of the hotel with the shared room for the three “children“). The person answering our mails was one Vincenzo Capasso and he referred to a local contact called Enrico Pinucci. Given that the site www.apartmentriorent.com was bilingual (English/Italian) and the names of both persons, I cleverly deduced that they were Italian.

As we couldn’t get any good reference of the website or Vincenzo or Enrico, we were worried; on the other hand, even when I tried to google either the site or the persons with relation to scams or the like, I had not found anything and that was a positive thing; it also was positive that the domain was more than two years old and that I could make the advance payment via PayPal.

Finally, we decided to take the chance. As our flight arrived in Rio by night, we reserved the apartment starting on the following day and booked the first night on a budget hotel near the apartment via www.hotels.com. Even when I didn’t like the posibility of loosing the €480 advance we payed via PayPal, what worried me most was to arrive in Rio by night and not have a place to sleep; the night in the hotel would allow us to find another place to stay during the day if we were scammed.

With all our illusions (and some worries), we finally got to Rio that night. The following morning I called Enrico Pinucci‘s cellphone and, thankfully, he exists and is aware of the rental. We arrange to meet at the door of the building and did so. We went up, signed a contract, I payed the rest of the rental, left a warranty deposit of US$300 and took posession hassle free. All our fears were gone.

So far, this was it. The website www.apartmentriorent.com is legit and Vincenzo Capasso and Enrico Pinucci are not scammers.

Anyway, what motivates me more to write this is that it was only the beginning. The surprises we got then were all positive:

  • Even when it was not specified, Enrico introduced us to the maid who would come twice during our 10-day rental period
  • Besides the bathrooms in every bedroom, there was a fifth badroom where the shower was replaced by a washing machine, so we could do our laundry there and wouldn’t have to pay for it
  • The first day we discovered that the air conditioning in one of the bedrooms wouldn’t refrigerate. I called Enrico and he said he’d be there the following morning. When he came, he’d already called the tecnicians who, after working hard for over an hour, repaired the air conditioner
  • When we eat for the first time in the appartment we noticed there were only two knifes (plus some more for preparing a barbacue). While the guys were repairing the air conditioning, Enrico bought new eating utensils
  • After some heavy rain, the swimming pool’s water turned green. Enrico sent the handyman to clean it up the day after

Finally, on the day we had to release the apartmente, Enrico came and, even before checking the state of the apartment or if there was anything missing, he game me back the warranty deposit.

To sum it all up, if you wish to rent a vacation apartment in Rio de Janeiro, I can only recommend you to do it through www.apartmentriorent.com. For sure it’s not the only one good and trustworthy, but at least, I hope the next person searching for internet references about them can find them here.

6 opiniones en “Una buena experiencia / A nice experience”

  1. Tengo la misma duda que tenias vos con la pagina de alquileres pero sobre otro mercado con la página que encontré y contacte: (Miles4money.com)

    Me ofrecen u$s 750 por 60.000 millas de Copa Airlines y el pago me lo realizaría via PayPal.

    Busqué referencias pero no encontré ni comentarios buenos ni comentarios malos, el problema es el siguiente al contactarme por mail me informan que el modo de rendir las millas es otorgándoles mi cuenta (usuario y contraseña) de Copa ya que si se las transfiero se pierde mucho dinero en el proceso y ellos acreditarían el pago en mi cuenta de Paypal.
    Cuando yo les comente que eso me olía a perfume barato, me respondieron lo siguiente:

    You are 100% correct and I understand your points.
    Sorry, the correct word through, through the account.
    What I’m saying to my clients is that they can cancel the tickets all the time, so the miles back to the account.
    I can garantee that will receive your money! We are a long time in the market and if we are not serious will nor be long time !!
    The detail that I need to transfer more miles to your account to complete to 120k miles to use it.
    Tks and waiting your comments and feel free to ask any question
    David
    Stay Connected to your MailBox when on the move, you go with BlackBerry from Cellcom! Get access from your mobile device to your mailbox anytime, when out and about.

    Un detalle que logrè notar es que Copa no tuvo en cuenta el posible hackeo de cuentas y permiten cambiar el email registrado en la misma así como también la pregunta y respuesta secreta lo que hace mas que posible que si yo le otorgo mi usuario y contraseña esta persona, la misma pueda cambiar el email de la cuenta, respuesta secreta y así se adueñaría de mi cuenta inmediatamente y no me pagaría.

    Existe un mercado que se encarga de compraventa de millas y lo que me ofrece es por debajo del medio del mercado y por otro lado no me insiste ni un poquito en que se las venda.

    ¿Que opinas que haga?

    Soy: Ex alumno de ORT en el segundo cuatrimestre del 2007

    share

     

    1. Mirá, a mí me da la misma mala espina que a vos.

      No soy un experto en el tema de las millas de viajero frecuente, pero desde el momento en que les das la clave, la cuenta deja de ser tuya y probablemente no puedas hacer nada para recuperar las millas que eventualmente te saquen.

      En el sitio no hay ninguna dirección postal verificable. Hay un teléfono de USA y un mail de gmail. El whois del dominio tiene los datos del registrar y no del cliente. Y, por más que la línea figure en USA, para el que te contestó el mail, el inglés claramente no es su idioma nativo ni nada que se le parezca.

      Es más, ahora que reviso nuevamente el whois, el dominio fue registrado el 1° de febrero de 2011… hasta estoy tentado a apostarte yo US$ 750 a que te roban las millas y no te dan un mango…

      share

       

Deja un comentario