Y al tercer día…

…mandaron el spam

Dos días de publicar la nota acerca del problema del spam, La Nación se despacha (por segunda vez) con un spam supongo que a todos sus lectores registrados.

Si bien el spam alega lo siguiente:

Le enviamos este e-mail porque en su registración aceptó recibir propuestas de parte de los anunciantes de lanacion.com

la realidad es que nunca acepté recibir propuestas de parte de los anunciantes de lanacion.com (de hecho, sé que no podría haberlo hecho sin pensarlo ya que es un tema que siempre tengo presente cuando me registro en un sitio).

Estoy registrado hace años como lector del diario ya que, al menos en una época, para poder hacer búsquedas o ver el archivo era necesario o al menos conveniente estar registrado.

De hecho, cuando recibí el primer spam que me envió La Nación entré a http://www.lanacion.com.ar/registracion/LN/misSuscripciones.asp como ellos sugerían y verifiqué que tenía todos los checkboxes de envío de mail apagados.

Enfurecido, me fijé en abuse.net cuál era la dirección de contacto para abuso y envié un mail a la misma sólo para recibir un rebote a los pocos días porque no sólo no existe la dirección, si no que ni siquiera existe el dominio attla.net.ar (sospecho que desde que Telmex compró AT&T, de todos modos, la responsabilidad de mantener actualizada la entrada en abuse.net es de La Nación.

No importa, entré a la página del diario y ya no me acuerdo donde encontré un formulario donde hice mi queja… recibí el acuse de recibo… y eso fue todo (hace más de dos meses).

Con lo cual, La Nación, para mí, es un nuevo emisor de spam…

1 opinión en “Y al tercer día…”

Deja un comentario